Patrimonio cultural

El valle de la Scarpe puede enorgullecerse de un pasado monástico. Marchiennes todavía conserva vestigios arquitecturales entre los más importantes del departamento del Norte.

LA ABADIA BENEDICTINA 

Abbaye de Marchiennes Abbaye de Marchiennes  © T.TeneulLa abadía de Marchiennes fue construida en 630 por Adalbaud, conde de Douai y señor de la corte del rey Dagobert.
 

El monasterio primero protegió a una comunidad de hombres durante cerca de 15 años que vivieran bajo la orden de los Benedictinos. Luego, después de la muerte de Adalbaud, su esposa Rictrude se retiró en Marchiennes. El monasterio se volvió pués mixto y las abadesas tomaron el poder.
 

En 1024, en respuesta a la reforma religiosa, las mujeres fueron enviadas al monasterio de Denain fundado entre los siglos VII y VIII y la abadía volvio a ser exclusivamente masculina. Contó en el curso de los siglos entre las abadías más poderosas del Norte de Francia y de Bélgica, marcada por períodos de esplendor, de guerras y de reconstrucciones. Hacia 1790, los monjes fueron echados y la abadía, vuelta propiedad nacional, fue vendida.
 

Todavía contiene vestigios que testimonian de este rico pasado:
- La puerta de entrada principal de la abadía de estilo clásico (1748) que se compone ahora del ayuntamiento y del museo de historia local.
- Un palomar monumental (1754), segunda puerta de entrada de la abadía, que permitía a los religiosos acceder a los campos y a la selva.
- La antigua cervecería Dufour, testigo mayor de la actividad de los monjes sobre el territorio.
- La casa del cura, una parte de la vivienda abacial y algunos edificios de granja.

Descubre los vestigios de la abadía con la ayuda de un reproductor de mp3: condiciones de visita en la rúbrica " Descubrir / visitas culturales”
 

LA IGLESIA SAINTE RICTRUDE 

Eglise Sainte Rictrude Eglise Sainte Rictrude  © Office de Tourisme de MarchiennesFigura superior de la cristianización del Norte de Galia a la época merovingia, Sainte Rictrude merece ciertamente que la iglesia parroquial todavía lleve su nombre.

La construcción de la antigua iglesia sube por lo menos al siglo XIV o XV, ya que se encontraba allí un epitafio que lleva la fecha del año 1476. Un cementerio la rodeaba y la entrada se hacía por el lado opuesto, calle de Lille. Fue cualificada demasiado pequeña para contener al gran número de feligreses. La fulminación del campanario en 1742 la debilitó y una ordenanza del obispo de Arras, el VIII de octubre de 1779, prohíbe allí la celebración del culto. Más bien que de restaurarla, era de toda necesidad reconstruirla a nueve.

La construcción de la iglesia actual es confiada al arquitecto Jacques-François-Joseph LESAFFRE, como la transferencia de cementerio municipal. El cementerio es trasladado a finales del 1785 y la construcción empieza al principio del año 1787. Durante los trabajos, la torre se hunde, atropellando la línea de las tres primeras bóvedas y provocando la caída de la segunda hilera de bóvedas y las dos primeras columnas de la nave. Es a Benjamin Allard DEWARLEZ-LEPERS que fue confiado, sin duda en 1808, el levantamiento de la iglesia, con un principio de los trabajos en 1811 y una lio de los trabajos en 1815. Marchiennes había sido privado de iglesia durante 35 años.
 

Es una iglesia de estilo neoclásico como St-Amand, Wasquehal, Auby, Le Quesnoy pero donde coexisten también la supervivencia de los usos constructivos regionales, el conocimiento de los modelos clásicos y la apertura al período neoclásico de finales del siglo XVIII. Del anclaje local sale el empleo de los materiales: el arenisca para cimientos, el ladrillo, la caliza blanca de Hordain, caliza del Tournaisis, tradicionalmente son  asociados.
 

La fachada y la torre disfrutaron de una restauración general en 1902-1903. Durante un voto del ayuntamiento presidido el 20 de mayo de 1903 por el consejero Renacido Beato, un miembro propuso hacer grabar en el frontón de la iglesia la divisa republicana. La moción fue sometida a votación, pero como había un igual número de votantes para cada partido, el Presidente reivindicó su preponderancia. Podemos pues leer la divisa "Libertad, Igualdad, Fraternidad" desde esta fecha. Esta inscripción debe desde luego comprenderse en el contexto de tensión preliminar a la adopción, en 1905, de la ley de separación de la Iglesia y del Estado. Sólo una treintena de edificios en Francia lleva esta mención.