Las Cucurbitades

Fiestas de la Calabaza y de la Brujería


Exposition de courges Exposition de courges  © OT MarchiennesHace veinte años, Louis Bourbouze y Max Imbert, dos apasionados de la cultura de las cucurbitáceas, querían realizar una fiesta sobre estas frutas raras y antiguas que son las cucurbitáceas. Es cuando se recordaron de este hecho histórico local que constituyeron los procesos de brujería en el siglo XVII y decidieron asociar estas dos temáticas, las formas extrañas de los cucurbitáceas mezclandose particularmente bien a la temática de la brujería.

¡La receta mágica entonces era encontrada y las Cucurbitades habían nacido!

Lancer de pièces en chocolat Lancer de pièces en chocolat  © Office de Tourisme de Marchiennes

Marchiennes ahora se hizo una de las contadas guaridas de brujas hoy apreciadas por todo el mundo. Las brujas de Marchiennes en adelante famosas y inevitables, ni siquiera son perseguidas o acosadas sino honradas en el momento de sus lanzamientos tradicionales de monedas de chocolate... y de oro. La ciudad se enorgullece de haberlo hecho su símbolo cada 1º fin de semana de octubre.

Las fiestas se presentan desde el sábado con Cucurbi' Mômes, a la tarde encantadora especialmente dedicada a los niños de menos de 12 años. Luego viene el domingo donde espectáculos de calle, decorados de cucurbitáceas y tradiciones locales toman sitio en un universo de magia, de poesía y de extravagancia para acabar en apoteosis con la conflagración de la hoguera durante la tarde.
Cie Friches Théâtre Urbain Cie Friches Théâtre Urbain  © Office de Tourisme de Marchiennes
Además de una receta de base excepcional, esta manifestación presenta una programación artística de un nivel muy alto. Ésta se renueva cada año, orientada a la vez sobre espectáculos en relación directa o indirecta con los temas de la calabaza y de la brujería. Estos espectáculos son o sea muy visuales, o sea unidos a la historia de las brujas en el Marchiennois.
Foule sur la place Foule sur la place  © Office de Tourisme de Marchiennes
Y todo esto se celebra en medio de los vestigios de la abadía de Marchiennes, verdadera ciudad en la ciudad. Hasta sin adorno, la abadía puede jactarse de ser en si mismo un verdadero decorado de teatro. Por ejemplo, sus dos entradas monumentales o todavía la antigua cervecería del Jardín de los Monjes.

Programa completo de la edición 2014 sobre el sitio cucurbitades.fr